- Publicidad -

Panamá oficializó este miércoles la entrada en vigencia de un decreto que reduce de 180 a 90 días la estadía a turistas de Colombia, Venezuela y Nicaragua, anunció el ministro de la Presidencia, Álvaro Alemán. “Nadie viaja por vacaciones durante tres meses o más”, justificaron las autoridades ante las críticas a la decisión.

El gobierno panameño resolvió poner en práctica una medida migratoria que, básicamente, reduce de 180 a 90 días el tiempo que pueden permanecer como turistas los ciudadanos de Nicaragua, Colombia y Venezuela, según explicó Álvaro Alemán, ministro de la Presidencia.

La puesta en vigor de la medida, anunciada el pasado viernes por el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, forma parte de una política de endurecimiento de los controles de ingreso y permanencia de extranjeros.

Varela resaltó que la nueva regulación va dirigida a asegurar que las personas de estas nacionalidades “tengan los ingresos que certifiquen que vienen como tal (turistas)”.

El decreto indica que la reducción del tiempo de estadía de los ciudadanos de esos tres países se adopta considerando “la gran cantidad de extranjeros que, luego de ingresar como turistas, realizan actividades distintas” a ese estatus “sin solicitar el cambio de categoría migratoria”.

El documento precisa además que los colombianos, nicaragüenses y venezolanos que hayan ingresado a Panamá antes de la entrada en vigor del decreto este miércoles, “mantendrán el estatus de 180 días de estadía como turistas”.

La orden migratoria fue formalmente aprobada por el Ministerio de Seguridad, que también endurecerá los controles para vigilar los antecedentes penales de los extranjeros que ingresen a Panamá, añadió Varela.

Por su pujanza económica y estabilidad sociopolítica, Panamá ha sido en los últimos años uno de los destinos más elegidos por muchos migrantes de la región, principalmente venezolanos, colombianos y centroamericanos.

El Servicio Nacional de Migración de Panamá (SNM), adscrita al Ministerio de Seguridad, ha detectado que muchos extranjeros han utilizado lafigura de turista para permanecer en el país, ya que cumplidos los 180 días reglamentarios salen del territorio por corto tiempo y vuelven a ingresar, de nuevo como turistas.

Esa situación llevó a que varias decenas de venezolanos quedaran varados en marzo pasado en Paso Canoas, la frontera entre Panamá y Costa Rica, aprovechando la Semana Santa para salir de territorio panameño pero las autoridades les impidieron el reingreso al constatar que tenía varias entradas y salidas como turistas.

El 33,4% de los casi 58.000 inmigrantes que fueron regularizados en Panamá entre 2010 y 2014, por un polémico programa estatal llamado “Crisol de Razas, ya abolido, son jóvenes de entre 15 y 29 años, según un informe oficial divulgado en 2016.

A poco de asumir su Gobierno en julio de 2014, Varela suspendió el Crisol de Razas, aunque en mayo de 2015 prorrogó por 6 años, alegando razones humanitarias, el permiso de residencia a unos 39.000 extranjeros que iban a entrar en la ilegalidad y que obtuvieron el visado a través de ese programa.

Comentarios

comentarios

- Publicidad -